El vecino de esta madura se estaba quedando en su casa durante unos días, debido a las obras que estaban realizando en su casa. El tio, cansado de dormir en el sofá, decidió acostarse con su vecina, con el permiso de ella, claro. Pero al verla en tanga, se puso tan caliente que no puedo evitar meterle mano, ella se dejo llevar y acabaron disfrutando de un buen polvo.
Pero para desgracia de la mujer, su marido llegó a casa con ganas de sexo, y aunque no es lo mismo follar con uno que con otro, la mujer tuvo que complacerlo mientras se leía una revista.

     

Publicado el 8-abril-2013 | Duración: minutos | 11.199 visitas | Categoría: Corridas, Folladas

Etiquetas: ,