Después de muchos encuentros en los pasillos y de miradas furtivas, este chico decide quedar con su vecina, una cuarentona solitaria, para ofrecerle su pollón negro. Se ve que la señora jamás ha probado un rabo de ese calibre y hoy, junto a este mulato, logra gozar de lo lindo con ese rabo tan gordo.

 

     

Publicado el 6-mayo-2015 | Duración: 16:42 minutos | 4.436 visitas | Categoría: Interracial

Etiquetas: , , ,