- La madura que traemos hoy, es la dueña de una empresa muy importante… y claro, con tanto dinero y tanto poder, se puede permitir hacer lo que le da la gana… como por ejemplo, pedirle sexo duro a uno de sus empleados, sin que este puede negárselo.