- Llamó a un fontanero de urgencia para que le arreglara una avería que tenía en casa, y cuando tocaba el momento de pagar, la muy zorra le ofreció al fontanero el disfrutar de un buen polvazo a cambio de sus servicios. Por supuesto, el chico aceptó la oferta y se fué de allí habiendo cobrado con sexo duro.