Este chico fue a casa de su vecina la peluquera, para que le hiciese los recortes. Apenas pudo desviar la mirada de su escote y ella, al notarlo, quiso aprovecharse para cobrarse de un modo especial. No aceptó su dinero, pero si su rabo en un polvete casero del que ambos disfrutaron.

 

     

Publicado el 27-junio-2016 | Duración: 06:21 minutos | 1.589 visitas | Categoría: Rubias

Etiquetas: , , ,