A pesar de tener más de setenta años, esta vieja sigue queriendo sexo como cuando era una joven. Como hace tiempo que se ha quedado viuda, la mujer ha tenido que buscarse la vida para poder seguir teniendo una polla con la que pasar grandes tardes de sexo. Su vecino, que es bastante más joven que ella, acude todos los días a su casa para tomar cafe y tener sexo con la vieja puta.

     

Publicado el 14-marzo-2013 | Duración: minutos | 60.094 visitas | Categoría: Gordas, Tetonas

Etiquetas: , , ,