Era el momento perfecto para serle infiel a su marido, ya que acababa de salir a trabajar y no volvería hasta dentro de varias horas. Así que la cuarentona telefoneó a su follamigo, un negro de lo más cachas y dotado, para sentir su enorme rabo dentro de ese coño tan necesitado de orgasmos.

 

     

Publicado el 2-agosto-2016 | Duración: 07:30 minutos | 1.482 visitas | Categoría: Interracial

Etiquetas: , , ,