Todo el mundo había salido un momento de casa, menos él y su suegra. Nunca había conocido a una mujer que con esa edad, conservase ese atractivo. La señora sabía que lo tenía comiendo de su mano y sin cortarse un pelo, le invitó al dormitorio para echar un buen polvo sin que nadie en la familia se enterase de nada.

 

     

Publicado el 20-julio-2016 | Duración: 06:16 minutos | 3.308 visitas | Categoría: Incestos

Etiquetas: , , ,