Tras pillar a su mujer metiéndose el consolador por el culo, decidió echarle una mano y ofrecerle su rabo para que disfrutase mucho más. Al final, acabó dándole por detrás como un animal y dilatando su ano hasta límites insospechados.

 

     

Publicado el 17-mayo-2016 | Duración: 07:31 minutos | 2.917 visitas | Categoría: Anal

Etiquetas: , , ,